Una fina linea entre lo correcto y lo incorrecto

22 de septiembre de 2017
¡Pues ya es viernes! Primera semana superada de Eli en la Escuela Infantil con su horario normal, su tentempié, sus pucheros por que la dejaba allí y me iba. En fin. Le está costando. Igual que a mí que me está pasando factura ver que la peque lo sigue pasando regular cuando vamos al cole. Y digo esto porque llevo un par de días tocada. Soy humana, si.  Aunque no llore en los entierros, tengo corazón.
Además, esta ella, mucho más mimosa de lo habitual, me da unos abrazos que me desarman y cuando dice por las mañanas “mamá no, mamá no” porque no puedo quedarme con ella me da un vuelco el corazón.
La eterna culpa de madre. Pero bueno. No quiero seguir torturándome con esos pensamientos. Yo venía a hablar de mi libro. Perdón. No. Ojalá hubiese escrito un libro. Me gustaría ser escritora. Todo el día sentada, frente al ordenador inventando historias ¡y que te paguen por ello! Trabajazo, si señor. A demás tendría la oportunidad de leer muchos libros cosa que me parece de lo más enriquecedor. Adoro leer.

A lo que iba, que se me va.

Hoy cuando he llegado a recoger a Eli a eso de las 12:50 me he encontrado a los peques viendo dibujos animados en una tele metida en un armario de esos de metal. Ahí estaban. Viendo los dibujos en la escuela infantil. La verdad es que me ha chocado muchísimo. Cuando he cruzado el pasillo hasta llegar a la puerta del aula, los he visto tan quietos a través del cristal y sin llorar, (cosa rara porque en cuanto ven movimiento de padres se ponen como locos) que me he extrañado y además no veía a la mía desde ese ángulo… total que entro y están ahí, santados. Mirando hacia algo que los tiene medio estupefactos y casi sin respirar.
He de decir que cuando la peque me ha visto, en seguida ha venido super contenta hacia a mí. Me ha abrazado y mirado como si no me hubiese visto en años. Eso ha estado bien. Muy, muy bien.
Luego como siempre hago, la observo. Estaba llena de dibujitos de boli en sus manitas, unos pocos restos de comida en la cara y en la camiseta, tenía una toallita en la mano y la cara roja de restregársela. Y por si fuera poco, sus zapatillas blancas, pintarrajeadas de boli.
En fin, que he flipado un poquillo. Pero no le he dicho nada a la profe. La verdad es que mi cara era un poema. Y no quería decir nada de lo que luego me arrepintiera. Han podido suceder mil cosas en las que en ese momento mi cerebro no llegaba a entender, pero… me parece tan raro. Los primeros días la cambiaban si se había mojado un poco con agua y estos últimos días ha salido manchada. Ayer vino con dibujitos en las manos también. Vale. No me importa. Hasta cierto punto. Me explico: Sé (porque lo mejor de todo, es que lo estoy estudiando) que los niños aprenden con actividad, es decir, probando, experimentando y siendo ellos los protagonistas de su aprendizaje. Eso me parece genial. Además, me habían advertido en las reuniones anteriores que no debíamos llevarles muy arreglados ya que se mancharían, iban a pintar mucho con pintura de dedos, jugar con agua, arena y demás cosas que manchan. Por eso le compre dos babis, que de momento no han utilizado.
Que les dejen un boli y se hagan garabatos me parece bien siempre con un control. Porque lo de las zapatillas ya no me gusta tanto. “Que se pueden limpiar con alcohol” dirá una, “que eso se quita” dirá otro, pues si, pero… por más que he frotado y frotado, la tinta no salía. Con acetona tambien he probado, nada. Al final he comprado Alcanfor a ver si mañana nos funciona... 
Creo que hay una fina linea entre lo correcto y lo incorrecto ¿no? Yo en casa no la hubiera dejado pintarse los zapatos y la hubiese regañado. Como salía del cole me la he tenido que envainar.
Igual que lo de la toallita ¿No ves que la niña se está perjudicando restregándosela todo el rato? Tenía la boca como el culo de un mandril.

Le he preguntado a M. que tal el tentempié y me ha dicho que se ha comido el puré de frutas y una galleta. Otro ¡Ouch! pequeñito. Porque hace una semana que le comente que, si le daban fruta, en casa se la comía cortada a cachitos.
Vale. Entiendo que estamos en el periodo de adaptación, que nos estamos conociendo, entiendo que sea más fácil darle a un peque, que suele comer mal, un puré en vez de fruta troceada. Entiendo todo, por que llegara un día en que estaré en el lugar de M. y que lo que querré en ese momento es que el niño no se vaya a su casa sin comer. Solo quieres que coma. Solo quieres que no llore, que cuando su mamá llegue no esté nervioso ni desesperado, que lo vean tranquilo, pero…
En casa veía dibujos un día, una hora. Y ya ni hace falta porque limpio en sus horas de cole. Me peleo con su padre y con mi suegro porque no la atiborren a videos del móvil. Me he sentido como el culo cuando en vacaciones hemos abusado de Peppa pig en las comidas ¿Y ahora me la encuentro en la Escuela Infantil viendo dibujos? A ver, que no estoy en contra de las madres y padres que ponen dibujos a sus hijos. Que nadie se moleste. Me parece genial. Pero yo intento evitarlo porque sé el efecto que tiene en mi hija y no me gusta verla en ese estado.
No he preguntado. Eso es cierto. Porque no quiero ser entrometida. Debo confiar en el trabajo de la educadora y crear un clima de confianza entre las dos. Eso es lo que me están enseñando. No sé si será habitual, si es porque era viernes, si es para evitar que los niños estén tensos a la hora de la recogida o porque simplemente están cansados. Pero me parecía que preguntar por que están viendo la tele era una manera de acusarla en cierto modo y yo no quiero ir por ahí. No me gusta desagradar ni molestar a las personas, ni meterme en su trabajo, ni que se tengan que justificar. Porque a mí me duele que sean así conmigo. Que no confíen en mí.

A si que, aquí estoy. Preguntándote ¿es normal? ¿Te encuentras a tu hijo como si hubiese venido de la guerra cuando vas a buscarlo a la guarde/escuela? ¿Les ponen dibujos en la escuela infantil? ¿Te parece bien? 

2 comentarios:

  1. Uf! Creo que se juntan varios temas en el post! Y trataré de responderte un poco a todo.
    Encontraeme a los niños sucios... es normal. A veces salían con la cara o manitas sucias de pintura. Se notaba que les habían limpiado a "groso modo", pero no estaban impolutos. Lo mismo que su ropa. Por mucho baby que les pusieran... sobretodo pantalones y zapatos salían a menudo perjudicados 😂 Recuerdo unas bambas llenas de plastelina y pintura... Crro que es normal. Estás vigilando a uno... ayudándole a meter sus deditos en el bote de pintura... cuando el de al lado vomita el desayuno y mientras resuelves...otro ha tirado la pintura al suelo y ha "sucado" en ella sus pies. O sin ser tan drámatico, se manchan los dedos y se rascan el pie porque les pica... En fin... aunque sean 5 en clase (que probable serán más) es imposible controlarlo.
    Mi hija, de la guarde no, pero del cole que son más niños, algun día ha salido con los zapatos en el pie que no toca. Y dirás ¿como no se dan cuenta? Pues porque son 25 niños haciendo actividades a la vez 😄 Yo sólo la miro a ella y lo veo al momento 😂
    Ahora bien... lo de la tele... yo no lo he visto nunca... Si, que les pongan una canción en inglés o algo así. Pero dibujos de los de la tele... a mi también me mosquearía un poco... la verdad. Yo igual si que lo preguntaría. No en ese momento... para no ir en plan acusatorio... pero si más adelante... hablando de otro tema con la profe... lo dejaría caer... en plan: por cierto, el otro día cuando llegué estaban viendo la tele. Que dibus eran, que la peque estaba entusiasmada?
    Y ahí... a ver que te cuenta. Es un modo no invasivo de preguntar y tirar del hilo.
    En fin, espero que mi respuesta te ayude un poco.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues si, es normal encontrarlos sucios y más cuando me imagino lo que me has escrito. Pero siguen rechinandome algunas cosas. Lo del boli es intencionado. Y si se lo clavan entre los peques? Dentro de lo que explico es el mal menor. Las zapatillas me dan igual pero sigue sin quitarse con alcanfor y me gusta que la peque vaya limpita. No sé, son cosas que voy a tener que tragar. Aquí el ratio en Escuela Infantil en aula 1-2 son 14 niños. Y esta semana no he visto ni a la mitad. Supongo que estarian malos... en fin con 20 tiene que ser la muerte.
    Lo de la tv, te tomo el consejo y el cómo decirselo. A vef si es habitual o solo es por ese momento de estres que tienen los niños.
    Muchas gracias por tu ayuda! Un abrazo!

    ResponderEliminar

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos tengo que informarte de que si pulsas el botón publicar estas aceptando la Política de Privacidad de este sitio.

Responsable: Mercedes Linares.
Finalidad: moderar y gestionar comentarios.
Legitimación: Es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: Tus datos estarán ubicados en los servidores de la plataforma Blogger. No serán utilizados para ningún tipo de uso publicitario ni comercial.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos si así lo deseas, enviando un e- mail a mercedeslinares@hotmail.es


¿Qué opinas? ¡Anímate a comentar!