La cara oculta de la maternidad

8 de Noviembre de 2017

No suelo comentar en el blog cosas que veo en la tele. Mi espacio es un diario personal de mi experiencia con la maternidad. Lo creé para desahogarme y ayudar a otras madres que si me leían y se identificaban con mi experiencia pudieran sentirse un poco mejor sabiendo que habría alguien en la misma situación… y voy a seguir con esta línea. No tengo pretensiones de nada y me gusta la libertad que me da el poder escribir sin que me importe nada más. Ni visitas ni comentarios. Lo digo de verdad. Lo hago por hobby y por terapia personal. Por autoconocimiento, por que me gusta escribir y ya está.
Con ese pensamiento y  la suerte de disponer estos días de algo más de tiempo (por que soy muy aplicada -voz de repipi- y he terminado las primeras tareas de los módulos de este año) me he puesto el programa de Samanta Villar, mientras la niña se echaba la siesta. Desde que soy madre me intereso más por estos temas y aunque yo paso de las polémicas que se crean alrededor de frases poco acertadas, si me gusta ahondar en lo que de verdad se quiere transmitir con esa frase que va mas allá de una publicidad positiva o negativa que se quiera dar. Esta claro que hay frases que se dicen para crear debate y polémica y también, lo que viene bien al trabajo de esta periodista,  le da publicidad, se crea expectación, hay morbo por ver el programa y lo que se hace ahora, que es comentarlo en twitter y demás para agrandar más la cosa… Pero como digo, voy más allá. Y sinceramente sé y entiendo perfectamente lo que Samanta quiere decir con esa frase. Me refiero a la comentadísima “ser madre es perder calidad de vida”

Si hecho la vista atrás y desde que soy madre
la hecho mucho… mi vida era plena antes de ser madre. Tenia un trabajo aunque bastante esclavo y mal pagado… tenia una cierta libertad de que si tenia un día libre a la semana podía hacer lo que quisiera. No veía mucho a mi marido la verdad… por que últimamente la cosa en lo laboral se estaba poniendo fea pero teníamos nuestro espacio, y aunque discutíamos de vez en cuando por que somos dos caracteres fuertes,  teníamos una vida tranquila. La que los dos habíamos hecho juntos. Después de todas las mierdas que tuve que vivir en mi casa con poco me conformaba la verdad. Con vivir tranquila y disfrutar de un día de cine y cena o… alguna excursión me valía. Disfrutar de nuestra libertad de vivir solos y hacer lo que quisiéramos sin  preguntar a nadie. Siempre hemos sido muy independientes.

Así que para no darle mas vueltas. Sí estoy muy de acuerdo en la profundidad de la frase: “Ser madre es perder calidad de vida.” En mi caso si creo que es cierto. Duermo menos, aunque tengo suerte que mi peque es dormilona y no nos suele dar muchas noches horribilis… tengo que estar a full todo el tiempo para dar lo mejor de mi, a mi hija, estoy limitada a hacer mi trabajo en horas que ella este dormida. Soy la máxima responsable de su cuidado y protección ya que mi marido pasa el día fuera de casa… me tengo que ocupar de la casa,  de la niña y de llevar adelante mis estudios y hacerlo con una sonrisa en la cara por que “oye, no te quejes que tú no trabajas” ¿En serio? Y si estoy mala o ella lo está, la que se ocupa de ella soy yo. Pase lo que pase. No tengo tiempo para nada más que ella o mis estudios y los estudios me los saco en mi tiempo libre.
Y aquí viene otro quid de lo que se habló ayer en el programa. “La felicidad mía no va a depender de mis hijos” no puedo estar mas de acuerdo y sentirme más identificada con esa frase. A los meses de nacer mi hija me empecé a sentir una inútil total. ¿Trabajar? No podíamos. Lo que yo ganase iba a parar directo a una guardería. Con lo cual, no nos salía a cuenta.  Así qué me quedé en casa. Pero yo no puedo estar sin hacer nada. Y pensaba “¿Qué será de mi cuando la niña entré al cole de mayores? ¿Otra vez a lo mismo de antes? No. No quería otra vez eso. Comencé a pensar que si quería ser otra cosa en mi vida debía ponerme las pilas pero ya. Y al final con el apoyo de mi marido y mi cabeza loca hormonada… me lancé al estudio. Me veo en un futuro trabajando de algo que me apasiona (aunque haya encontrado mi rumbo o llámalo vocación, un poco tarde) Cuando pensaba en el futuro no quería verme en casa esperando  que mi hija viniera del cole o a mi marido del trabajo. ¿Por que? Yo también  quiero crecer y tener mas facetas a parte de la de ser madre. Yo también quiero tener independencia económica y sentirme realizada. 

Otra de las preguntas que se trató en el programa bastante peliaguda y que me parece tabú… “¿Te has arrepentido de tenerla?” Pues voy a ser muy sincera. A veces sí. Ahora por ejemplo estoy pasando una etapa en la que me siento más segura, creo que ya he conseguido saber lo que hago con la niña y… estoy encantada de haberla tenido peeeero esto no fue así siempre. No, no. Si he llegado a decirle muchas veces a mi marido que no teníamos que haber sido padres. Pero reflexionándolo y no en una de nuestras discusiones. Primero, no estaba preparada para cuidar de un crio  y segundo, no estaba preparada para renunciar a mi libertad. Estuve mucho tiempo pensando que me arrepentía y no me importa decirlo. Creo que para aprender a ser madre se necesita tiempo. 

También opino que los hijos separan más que unen. El intríngulis está, en lo fuerte que sea tu relación con la persona que has tenido esos hijos. ¿Se supera? Se pasan rachas mejores y peores pero yo creo que la relación si queda trastocada en muchos sentidos. O se pasa a otra fase. 

Pero también tengo que decir que a mi tener a
mi hija no me ha destruido. Para nada. Al contrario. He sufrido lo que no esta escrito eso si es verdad. He pasado una depresión postparto sin saber que la tenia y sintiéndome una loca neurótica. Pero… no se como supe reconducirme. Y si no fuera por que he tenido a mi pequeña princesa, no hubiese dado el paso de estudiar Educación Infantil. Y eso me hace tremendamente feliz. Por que siento que puedo y para mi poder hacer una cosa y conseguirla me llena y me da fuerzas para más. Por ella, intento ser la mejor madre que pueda tener. A mi ella no me ha destruido. Me ha construido.


6 comentarios:

  1. Como siempre... un placer leerte! Como no vi el programa... la verdad es que me cuesta comentar... pero al hilo de tu post yo creo que ganaríamos más si hubiera más sinceridad en el mundo.
    Los hijos te llevan al límite... como persona...como pareja...al límite físico y al límite mental. Te zarandean como si fueras un árbol y te hacen replanteartelo todo....
    Pero finalmente pasas a ser reconstruido y nace una nueva versión de ti, en muchas ocasiones mejorada.
    Me encanta tu última frase... a mí mis hijos me siguen construyendo día a día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. Aunque no hayas visto el programa que no queria hacer un resumen si no comentar lo que opino yo de mi experiencia como madre, coincido contigo en que deberiamos ser mas sinceros. Mira que leí y me informe cuado me quede embarazada pero quiza informacion equivocada e idealizada. Y para nada leí o vi nada como lo que hablo en el post. Nadie te cuenta antes de ser madre que es lo mas duro que hay. Por lo menos para mi lo es. Y hasta que te adaptas a la nueva situacion es... puuufff... una historia interminable. A parte los niños crecen cada dia y te exigen muchisimo (si lo quieres hacer bien) por lo tanto ojala nos contasen todo esto antes de tenerlos. Mas de uno dejaria de tenerlos. Gracias por comentar!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu sinceridad y la manera de transmitirla. Me veo muy reflejada en muchas cosas que dices. Pero en la última pregunta, nunca he pensado en que me arrepiento, al contrario, pienso que sí, que es muy duro ser mamá, mucho más de lo que me habían contado, pero me compensa todo tanto! Que repetiría. Por otro lado, es tan bonito lo de tu vocación, y nunca digas tarde, verás cómo cambia tu vida, porque te sentirás hiperrealizada y trabajaras con los seres más auténticos de este mundo. Me ha encantado leerte, de verdad. Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Gracias... me salió de repente. Después de ver el programa, me puse a darle vueltas y me salió solo. Creo que la sinceridad con los demás y sobretodo con uno mismo, ayuda a tener la conciencia tranquila y a sentirse más seguro. Yo he sentido que me arrepentia por pensar que no valía. Que nunca iba a ser buena para ella. A veces pienso que tenía que haber aprovechado el tiempo antes de tenerla y asi a lo mejor con más conocimientos... no hubiese tenido esos sentimientos algo oscuros.
    Muchas gracias por comentar. Y sobretodo por haberme ayudado este verano. Me esta sirviendo de mucho! Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  4. Alabo tu sinceridad en el post!!
    Yo no vi el programa, pero sí leí las famosas frases de la polémica.
    Si en algo no estoy de acuerdo con Samantha es que se sorprendiera que la maternidad no era un camino de rosas cuando imagino que habrá tenido ejemplos de todo tipo a su alrededor.
    Mis mayores son dobles también como los suyos y siendo yo lerda en cosas de maternidad no tenía ninguna duda en que iba a ser duro, en que iba a perder calidad de vida, falta de independencia...
    Muchas veces, muchas, me siento superada por mi maternidad (3hijos que hemos querido tener) pero ahí sí tengo que dar gracias a mi partenaire que es el que tira de mi hacia arriba porque sino tengo claro que me tiraría el día llorando...
    Coincido con Madresuperada en que tu frase final es muy acertada, a mí mis hijos me han construido y lo han hecho porque con ellos he hecho y hago cosas que nunca pensé que haría, porque cuando nos echamos juntos unas risas lo pasamos fenomenal, porque cuando alguien me dice qué bien hace tu hijo esto me siento súper orgullosa de pensar que tal mal no lo hacemos.
    Y por supuesto coincido contigo en que los hijos desunen. Por eso hay que pensárselo muy bien.
    Muchas gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti por contarme tu opinión. Es verdad que resulta extraño de una periodista que ha vivido mucho que no se hiciera a la idea de lo que era tener hijos. Y más dos de golpe... en su defensa dire que por mucho mucho que te cuenten... creo q hasta que no lo vives no sabes realmente lo que es. Es posible que no tuviera experiencias con niños hasta que no ha tenido los suyos. Como a mi. Yo no tenia ni puñeteria idea de coger a un crio. No tenía amigas ni familiares cerca con lo que me hibiese criado con niños. Tengo una amiga que vive desde hace años experiencias con los hijos de sus primos, también conmigo.. la veo a ella más preparada para tener niños que cuando yo empecé. Creo que a ella no le costará tanto. Pero no lo sé hasta que no se vea en la situación...lo que intento decir es que si has vivido siempre en un mundo de adultos, creo en mi opinión que no puedes hacerte a la idea de como es tener un niño hasta que lo tienes.
    Por otra parte también es importante que tu pareja esté ahi a tu lado como bien dices de la tuya que tira de ti.
    Y sí, estoy de acuerdo contigo en que los hijos nos construyen. Nos dan otro puento de vusta, se disfruta de otra manera y muy de acuerdo en que a mi cuando me dicen "que bien tu peque, como habla" me siento super orgullosa. Y luego lo de que desunen... eso daría para un post kilometrico! Jajaja! Gracias por comentar!!

    ResponderEliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!