Primera tutoría en la Escuela Infantil: NORMALIDAD.

6 de febrero de 2018

Como puse en Twitter por fin, después de meses pidiendo una tutoría con la
profe de mi peque, hoy la hemos hecho. 
El fin de semana me dediqué un ratillo a preparar las preguntas que quería hacerle a M, ya que solo disponíamos de media hora (poco tiempo... pero lo entiendo) y que al final se ha alargado a casi 50 minutos. Pero llevábamos meses su padre y yo queriendo saber el por qué de sus rabietas, por qué no juega en casa, o por qué notamos que tiene tan poca iniciativa en comenzar juegos o simplemente en elegir algún juguete, entre otras preguntas... que nos hace rompernos la cabeza muy a menudo.

Somos padres primerizos y aunque esté estudiando, sigo teniendo dudas. La peque me descuadra continuamente ya que está en edad constante de cambio. Como bien me ha dicho M, lo que hoy funciona mañana no. Y eso me descoloca mucho cuando debo enfrentarme a situaciones nuevas. Cuando parece que ya le tienes pillado el truco, la niña ha desarrollado otro cambio y a lo que le tenias cogido el tranquillo, cae por tierra en un segundo. Así es la ma/paternidad, pero hecho de menos más apoyo... por eso necesitaba hablar con M. 

Su padre y yo nos enfrentamos cada día a una niña que tiene muchísimas virtudes pero que en lo negativo, a la mínima es una bomba de relojería. Imagino que como casi todos  los niños.

La tutoría mas que nada se ha centrado en el comportamiento explosivo y sensible que tiene Eli. En como podemos gestionar que la hora del baño y la cena sean simplemente llevaderas. La niña no soporta que su padre la bañe o la de de cenar. Ni siquiera soporta que da toque o la de un beso. Mi marido no tiene que llevarlo nada bien, pero él aguanta estoicamente todos los desplantes que le hace Eli. Vivir con eso desde hace muchos meses no es fácil. Sabemos por que es. Ella le castiga por no estar prácticamente nada de tiempo, en casa, entre semana. El fin de semana ya es otra historia. Se lo pasan genial juntos. Van a la piscina el sábado y la mañana me la dejan para mi y mi estudio. Los oigo reírse un montón, a veces también hay algún grito pero son los menos... y aunque han pasado esos días muy bien juntos, cuando su padre le da un beso, le acaricia o se lo pide... la niña gira la cabeza y se aparta, rechazándolo. No lo entendemos y M no nos ha dado ninguna solución... solo que esta semana probemos a que la ducha y la cena la haga papá intentando normalizar todo. Pero ya sabemos lo que va a ocurrir. Lo que durante muchos meses hemos pasado, hasta que un día nos cansamos del escándalo que montaba y de que no cenara por el berrinche y me puse yo en su lugar. Con lo cual yo también asumo la ducha, la cena, acostarla... vamos que su padre es un post-it. 
A que monte el pollo día tras día aunque la bañe yo... estamos medio acostumbrados pero claro, que luego no cene por ese estado de rabieta extrema ya no nos gusta tanto.

Probaremos. Haremos los deberes que nos manda M,  pero... sabemos que nada va a funcionar con ese momento. Ya en otras entradas, he contado que desde que tenía meses sieeeempre ha llorado en el momento baño. Lo probamos todo. Le llevamos su mantita de apoyo, bañarla yo, cantar, meterle muñecos... pero no hay manera. Siempre acaba llorando. Conmigo es cierto que llora menos y por eso tomé la decisión de hacer el relevo a su padre, pero él ha perdido lo poco que podía estar con ella a causa de esas rabietas. Y yo, lo poco que me queda de cordura en ese momento del día. 

M nos ha dicho que Elisa es muy inteligente. Se dedica a tirar de la cuerda para ver hasta donde llegamos y a la mínima que cedemos, hemos perdido la batalla. Pero eso me desconcierta por que soy bastante sargento. Y cuando digo que no, es no, pero ella es incluso mas cabezota que yo. Si, si. Me supera con creces. Deduzco por sus palabras que seamos mas firmes con ella... 

A nuestra duda de la poca iniciativa que muestra en casa para jugar, elegir un juguete o hacer algo por su propia voluntad... nos ha comentado que Elisa se aburre en clase. He flipado un poco y... luego ha matizado. Todos los niños a esta edad tienen muy poca capacidad de concentración. El juego en pocos minutos les resulta poco interesante, hay que estar cambiando constantemente de actividad. Lo hacemos en casa. Pero... ¿por que no juega sola? Es decir en un espacio en el que no este yo. No soporta estar sola, y también lo entiendo. Así que estoy siempre  cerca pero, aunque este, lo único que muchas veces quiere es "upi mamá" sentarse en mis piernas y acariciar su mantita. La profe nos comenta que es normal, esta cansada de la actividad de la mañana. ¿Después de 2 horas de siesta? Por que mi hija es la personificación de las marmotas. Nacio cansada... jejeje... 
Hecho de menos que no este animada por las tardes. Veo a otros peques tan movidos y me da la sensación de que ella está siempre triste y desanimada. Eso me preocupa y llego a la conclusión de que algo le tiene que pasar. Pero no le pasa nada. Esta cansada. Es un año duro, su primer año de escuela... demasiados cambios para una personita tan pequeña que, salvo en contadas ocasiones, no se ha separado de sus padres nunca. Lo entiendo, pero me desespera un poco la verdad.

Me interesaba saber como se comporta con otros niños... M nos ha dicho que bien. Que a esta edad los niños no juegan juntos si no en paralelo, con lo cual me quedo igual. Alguna vez, cuando voy a buscarla M me ha dicho que esta pegona con los amigos y eso me preocupa también, pero al parecer también es normal. 

En cuanto a desarrollo motor, en las sesiones que hacen de psicomotricidad, se mueve bien. Es cierto que en casa o en la calle la vemos de vez en cuando que pierde el equilibrio, se tropieza mucho, cuando hay cosas por el suelo no las rodea si no que pasa encima de ellas pisándolas y eso hace que se caiga... era una cosa que había observado y me apetecía preguntar. Pero como casi todas las respuestas, todo normal. 

El tema del miedo ha salido al final. Desde hace un par de meses, la peque dice que tiene miedo a la oscuridad. Ella dice "medo,medo". Me llama aterrada por las noches cuando se despierta, a veces llama a M, cosa que me alucina. Tiene miedo a los ruidos que hace la casa, o a quedarse sola en su cuarto. Ni aún con la luz encendida. Nosotros no le damos demasiada importancia a eso en casa, para no fomentarlo mas, pero le quería preguntar a la profe si en la escuela, al tener ellos un aula de luz negra,  (en la que la decoración es del universo y los dibujos brillan en la oscuridad) Eli se mostraba nerviosa o expresaba miedo y nos ha dicho que no. Que se lo pasan muy bien. Es cierto que ella no les apaga la luz por que tiene niños muy pequeños en el aula menores que Eli y se asustan... Nos ha dado instrucciones de trabajar con el cuento el "Monstruo de colores" antes de ir a la cama o con otros cuentos que traten el miedo. En clase solo llora a la salida. Y es que ve llegar a los padres, ve que yo no llego y se pone a llorar desesperada. Al final tuvimos que dejar la mantita en el casillero y en esos momentos tensos M se la da, para que no lo pase tan mal. Al final termino yendo cuarto de hora antes a buscarla para evitar estos malos ratos pero a mi no me cunde nada por la mañana...

Para concluir, nos ha felicitado por el trabajo que hacemos en casa en cuanto a desarrollo verbal. Que es alucinante, que cada día sepa una palabra nueva. Le he dicho que le hablábamos mucho, que no hacíamos gran cosa, mas que ser tres cotorras todo el tiempo. Tiramos mucho de cuentos por que a ella le fascinan... y eso que al principio ¡no me hacia ni caso cuando se los contaba! Daba manotazos y se comía los cuentos... Le hablamos para todo y de todo aunque sepamos que pueda ser complicado que lo entienda. Pero en esta casa no nos callamos ni debajo del agua. Me ha dicho que es muy cariñosa, es buena y hace caso a instrucciones. En casa sale mas  la vena rebelde, retadora y egocéntrica que tienen todos los niños a esta edad, pero si es cierto que la vemos una niña buena. Solo falta (ja ja solo dice) ayudarle a canalizar esas emociones negativas de frustración y rabia cuando aparecen. Poniendo nombre a las emociones, intentando que no asocie su juguete de apego a cosas negativas. Es decir, que cuando este tipo gremlin, intentemos calmarla, y decirle que hasta que no baje ese nivel de enfado no le vamos a dar la mantita. Sinceramente eso me parece lo mas difícil. Le he dicho que Eli se puede tirar horas llorando en ese estado si no le damos su mantita. Ni hablándola, ni ignorándola, ni nada de nada. Ser mas firmes si. Eso es lo que hago todos los días, ser la sargento de hierro, pero... hasta yo me canso de estar así.

En fin, Eli es una niña normal. Ante todo, que no perdamos los nervios ya que provecha ese estado, para tirar de esa cuerda invisible que es la paciencia. 

Y normalidad. Mucha normalidad. 

Por lo menos, me quedo más tranquila aunque siga pensando que mi niña es un rompecabezas andante...

¿Y tu peque? ¿Crees conocerle bien? ¿O te sientes perdida casi todo el tiempo?  ¿Como gestionas tu esos estados de rabia? ¿Has hecho muchas tutorías hasta ahora? ¿Tuviste que insistir para concertar una?

2 comentarios:

  1. Me he sentido igual muchas veces, con ganas de saber más y con pocas explicaciones, pero será que yo soy muy sufridora (o pesada) o que el sistema es así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si. Desde luego, mira que me intereso. Que habrá por ahí personas que les de igual. Me quedé con tranquilidad después del encuentro por que por fin pudimos sacar todos los miedos y dudas... quedamos de pesados fijo. Pero bueno. Ya no voy a insistir en más por que ellos tampoco tienen mucho interés... no es mala Escuela, pero necesita mejorar la relacion con padres en ese sentido. Por lo menos, nos atendieron que eso ya ha sido un logro... un abrazo! Gracias por comentar.

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!