Nostalgia

Me he puesto tarde a escribir este año. Como alguno sabrá, estoy estudiando para sacarme el titulo de técnico en educación infantil. Hace unas semanas que hice los últimos examenes y como cada fin de curso vuelvo a la carga con el blog. Voy al contrario del resto de bloguers... escribo cuando se supone debería cerrar por vacaciones. Pero ya se sabe. Demasiado tiempo libre no es bueno para mi salud mental por que empiezo a darle vueltas a las cosas y al final acabo como acabo. Mas loca de lo que ya estoy. Por eso intento estar siempre ocupada con muchas cosas. Sé que lo que hago es huir de decisiones que tarde o temprano tendré que tomar pero... de momento voy librándome. Procrastinar lo llaman ahora.

Llevo una semana con un nudo en la garganta... intentando ponerme a escribir y al final todo lo que escribo lo termino borrando. No consigo ponerle nombre a estos sentimientos. Quiero desahogarme y poner en orden los pensamientos para intentar tranquilizar mis emociones... pero acabo dándole al delete todo el rato. Espero que esta vez sea la definitiva. 

Todo va bien. He aprobado, estoy pendiente de terminar el FP este año, y en general todos los objetivos se han cumplido como debían. Llega el verano, hay muchos planes y todos para disfrutar del trabajo duro que hemos hecho durante este primer semestre del año. ¿Estoy hablando como mi marido? Estoy hablando como mi marido. O_O

Prosigo. No somos familia de muchos caprichos pero nuestros viajes son fundamentales para coger aire y seguir hacia adelante. Eso no nos puede faltar. Es nuestra forma de liberarnos.

Y aun asi con todo el trabajo hecho y el verano bonito que se nos presenta... estoy que me da por llorar por las esquinas con todo lo que se viene.
Hoy es un día muy muy especial. Y creo que por eso estoy que ni me encuentro desde que empezó la semana. Tengo un palpitar y unos nervios y un nudo en la garganta... eso ya lo he dicho. I Know.
Total. Que hoy mi pequeña se gradua de estos 2 años en la Escuela Infantil. ¡Tachán!  

Es una autentica chorrada. Si lo veo extracorporeamente, no entiendo como me puede estar afectando tanto esto.

¿Es posible? Va a suceder en un rato... y se me saltan las lagrimas. También sé que estoy así de idiota por más razones. Creo que por tres en concreto. 1. Por que dentro de poco tendré que tomar decisiones sobre si ampliar familia o no. 2. Por el paso del tiempo del que quiero escribir desde hace meses y no lo consigo y 3. Situaciones y cosas que de momento no me apetece explicar.

Todas se relacionan entre sí y son el quebradero de cabeza de estos últimos días.

Por que no decirlo. Siempre ha sido mi talón de aquiles. La puta nostalgia. Me esta machacando. La odio. Cuando llega y se apodera de mi es como si no pudiera ver más allá. No me gusta perder el control con esas emociones. Aplico el pensamiento del "estoy aquí, estamos de paso, disfruta del ahora y de lo que viene y por lo que más quieras no pienses en el pasado por que lo único que hace es fastidiarte el momento presente, que es lo único que te tiene que importar".
Pues nada, aquí estoy boicoteandome como siempre. Es mi deporte preferido además del zumba. 

Me gusta hacer planes y tener proyectos, pensar en el futuro en el que sobretodo aparece la peque, mi marido y yo... vieja y con arrugas. Intentando seguirle el ritmo y dejándola volar. No me gustaría pensar en el pasado y ver que no decidí bien. No me gusta estar así en esa disyuntiva. Con el tiempo pisadome los talones, por que seamos claros esto va demasiado rápido y yo no lo estoy asumiendo bien. De eso estoy segura.

Es posible que no este llevando muy bien que mi hija crezca. Es posible. Si.
La que creía que esas cosas no le afectarían... me doy cuenta de que soy como la mayoría. La que hace 3 años quería que la peque hiciese más cosas para disfrutarla más... y como siempre no supe valorar el bebé que era. 

Tampoco ayuda que mis amigos acaben de tener una niña que es... tan pequeña y bonita que la querría abrazar, raptar y quedarmela para mí.
Los veo tan bien, tan a gusto con su pequeña que los envidio SANAMENTE por que soy incapaz de disfrutar del maldito momento... y aquí estamos. A falta de unas horas para ver a mi hija en su festival de graduación con sus 3 años y medio que me están volviendo loca de alegría. 

Que asco de nostalgia materna. 

Pues eso. Que así están las cosas. Que estoy entre triste y contenta. Por que una etapa se acaba y la vida va tan rápido que no soy capaz de disfrutarlo al máximo. Y en septiembre será mucho peor... más responsabilidades, mas corre de aquí para allá y a la que me doy la vuelta mi hija esta en primaria y yo me he hecho mas vieja.  Y ella una personita mayor. 

No quierooooo... 

Espero pasarlo genial en la graduación que así será. Me comprometeré a grabar este momento en mi memoria y recordarlo con cariño y nostálgia. Mucha. Asquerosa. 

Y vosotros ¿Os habéis sentido así alguna vez? ¿Qué pensamientos tenéis para sobrellevarlo? Seguro que me ayuda un poco leerlos. 

8 comentarios:

Una Chica del montón dijo...

En cierto modo te entiendo porque aunque no tenga hijos también me quedo bloqueada,intento escribir sobre algo y lo termino borrando o cambiando de tema pero así de loca esta nuestra cabeza,no te ralles mas de lo necesario e intentar dejar fluir las cosas porque si no te volverás loca jajaja

¡Muy entretenido tu post!
Un saludo.

Anónimo dijo...

¿Cómo va de la vista la peque? Yo he llevado a la mía al oftalmólogo esta semana y he salido ploff, no ve nada, con menos de dos añitos tenemos que ponerle gafas y casi seguro que parche. Estoy fatal.

Diario de una mamá intensa dijo...

Cierto. Por eso no escribo muy a menudo. Por que me quedo bloqueada sin saber como explicarlo. Gracias por leerlo y por tu comentario!

Diario de una mamá intensa dijo...

Pues sigue igual. Con su gafa y a la espera de la siguiente revisión. Mucho animo con tu peque, seguro que te sorprende lo bien que lo lleva. Yo tenía mucho miedo por si no quería llevarlas... pero ellos solos te las piden simplemente por que comprenden que ven mejor. Lo del parche si lo hacéis como un juego o con cosas relacionadas a sus gustos se adaptará muy bien. Tengo algún post relacionado con este tema. Espero que vaya genial! Ya me contarás😊

Anónimo dijo...

La mía tiene miopía y astigmatismo y encima un montón, como mi madre, que es muy miope desde niña. Nos han dicho que ahora mismo lo que ve es un borrón, que de momento gafas para todo y probablemente en un mes le pondrán parche. Yo pienso en mi madre, que llevaba gafas ya de muy pequeña y ha tenido siempre un montón de problemas con los ojos, de hecho de uno está ciega total por un desprendimiento de retina y del otro ve fatal, lleva muchísimo aumento en las gafas y pienso que mi niña vaya a heredar todo eso y me pongo malísima.

Diario de una mamá intensa dijo...

No tiene por qué si la tratáis a tiempo. Supongo que antes no tenían los medios para solucionar estas cosas y era más difícil tratarlo. Depende también el grado del problema que tenga la peque... no tiene por que ser igual. En mi familia había antecedentes de estrabismo y por ejemplo a un familiar cercano con el tiempo se le solucionó el problema. Yo creo que si la lleváis a las revisiones y seguís el tratamiento no tiene que tener problema. En mi familia también tenemos un caso de desprendimiento de retina y un montón de operaciones y hace vida normal. Intenta no estar preocupada aunque sé que es difícil. Mucho ánimo!

Anónimo dijo...

Gracias guapa, ya nos han llegado las gafitas y con todo el miedo que yo tenía las ha aceptado genial, no se las toca apenas, está claro que las necesita. Son más gruesas de lo que me gustaría pero es que tiene cinco dioptrías en un ojo y siete con cinco en el otro. Lo que más nos preocupa es que la miopía aumenta y en este caso es miopía magna, como la de mi madre. Ella tiene dieciocho dioptrías, te puedes imaginar las gafas como son, y me da pánico que a mi niña le aumente tanto. En fin, habrá que hacer controles y esperar lo mejor, a ver si lo del parche es llevadero.

Diario de una mamá intensa dijo...

Claro que sí. Muchísimo ánimo. Con el parche hay que ser constante y animarla mucho! Ya verás que va muy bien. La niña seguro que ve mejor y lo agradece no quitandoselas. Un abrazo muy grande!